Sin categoría

No paro de sonreír, me sale solo. Me miro al espejo y lo que veo es agradable, es precioso.

Camino ligera, algo se ha ido, algo sin forma ni nombre.

He construido un castillo fuertemente custodiado. A la criatura la puedo ver desde mi atalaya, quiere entrar pero éste ya no es su hogar.

Trata de atraerme con palabras vacías y reconfortantes, pero yo la observo desde arriba, impasible.

No puedo parar de sonreír porque algo dentro de mí funciona muy bien.

Ya no salen las burbujas de cinismo que envolvían mis palabras. Ahora la educada honestidad es mi nueva amiga.

Ya no cabe el normalizado desprecio, ni las miradas de rabia, ni la falta de fuerzas… Nada de lo que oscurecía mis ojos entra en mí.

Necesito espacio en el castillo para todo lo bueno que viene y está por venir.

Anuncios

Castillo

Cita
Sin categoría

Los sentimientos, aunque no sean tuyos, son lo más difícil de cambiar.

Creo que casi han pasado dos años. Dos años creyendo que arrancarme la flor estuvo bien.

Ahora vuelve donde siempre tuvo que estar, pero me siento incómoda. Tanto tiempo odiando su existencia que ahora reconocer mi necesidad por ella y, lo más difícil, disfrutar de su presencia me hacen apretar los dientes.

Ésta situación me tiene en un limbo del que no sé cómo salir.

Siento vergüenza.

Mi psicóloga me ha dicho que no hay prisa, pero si por mí fuera seguiría como todo este tiempo; fingiendo que la flor no existe o no la necesito.

Trato de interactuar con ella pero me siento torpe, aburrida y con ganas de cerrar de un golpe el asunto.

Creo que esas sensaciones no son mías, bueno, creo que es una certeza.

Tal vez sí que debería de esperar, ha pasado muy poco tiempo desde que la flor volvió a germinar, sus raíces… Deben envolverme.

Una margarita blanca

Cita
Sin categoría

Te puedo ver, me sé ya todos tus escondites. Ahora yo soy la cazadora y no tengo piedad.

Te odio, no eres nada de mí.

Verte retorcida de rabia es mi nuevo pasatiempo favorito. Quiero contemplar como te consumes en el sinsentido.

Te odio.

Pero no me mal interpretes, no deseo dedicar más tiempo a enfrentarte. Esta guerra está llegando a su fin, te estás quedando sin munición y te mueres de hambre.

Yo, en cambio, no necesito nada. Mi amor ya no me observa desde una jaula sino que cada vez la siento más adentro.

Me miro al espejo y tú ya no alcanzas a taparme con tu deforme velo.

No puedo parar de sonreír cómplice, algo va a salir terriblemente bien.

Se que lo puedes sentir, que lo puedes ver.

Estoy brillando y pienso abrasarte cuando me convierta en fuego.

Recogeré tus cenizas del suelo y con mis llamas crearé una preciosa gema, que guardaré, sin odio, en el fondo de mi pecho.

Ya está

Cita
Sin categoría

En el fondo, y no tan en el fondo, me hace gracia la situación.

Tanto tiempo sufriendo que ahora que tengo que zambullirme en la tristeza para escribir la esquivo como si de una carrera de obstáculos se tratase.

De verdad que me hace gracia. Porque al momento en el que un nudo me va apretando la garganta o me pica la nariz, me refugio en lo que automáticamente me arrancará una sonrisa.

Es curioso como mi cerebro se ha empeñado en torturarme durante casi cinco años para que ahora, cuando trato de sentir emociones complejas y no tóxicas, cierra la puerta con llave sin decir palabra.

A lo mejor es un trauma, si lo es no me queda espacio en la lista de traumas ridículos.

Es que me cago en todo, seguro que es la depresión queriendo que no termine el libro y me distraiga con cualquier gilipollez.

¿Qué hago?

Ya he apretado los dientes, ahora estoy bostezando porque parece que nunca he dormido lo suficiente.

Tengo sueño, pero debo terminar el libro, quiero terminarlo.

Ahg…

¡No estés triste!

Cita
Sin categoría

Está a punto de terminar mi cumpleaños mientras escribo esto.

No es que tuviera algo definido como me sucede normalmente pero si tengo un pensamiento; la deformidad.

Me resulta desagradable que me tomen fotos, no soporto verme sonreír.

Antes me encantaba, tenía una presencia que cautivaba al objetivo de cualquier cámara.

Ahora me veo desfigurada. Nada se ha movido de su sitio pero el trastorno límite no me deja verlo.

En cambio me hace sentir que estoy tras una prisión de carne que ha crecido de forma totalmente irregular.

A veces tengo ganas de arrancarla, incluso cuando hacía deporte esa sensación de estar en un cuerpo ajeno, monstruoso, no desaparecía.

Me he mirado, ésta situación es inaceptable. Si voy a amar cada parte de mi ser el exterior también debe formar parte de ello.

Pero el trastorno no desaparecerá.

Nada me lo van a poner sencillo.

Joder.

Joder.

Joder.

Pues me da igual, coño.

Soy preciosa por mucho que me diga que no es verdad.

21

Cita
Sin categoría

Ayer en la madrugada volví a tener una pataleta. Pero he de aclarar que no fue para nada como las que tenía meses atrás.

Estaba terminando de escribir la última página que me quedaba cuando de pronto ésta, y un poco más, se borraron por un error.

El dolor y el pánico hizo que me cayera del sillón. Golpeé todo lo que me rozaba cuando me retorcía de pena.

Maldecí al mundo por no dejarme terminar mi primera novela con mi depresión, con la falta de dinero, la ansiedad, el trastorno límite, las deudas que nunca terminaban…

Fue entonces que me di cuenta que no lloraba por mi libro, más bien ésta fue la gota que derramó un vaso que se había estado llenando de malas noticias hacía semanas.

Deseaba que aquella carrera de obstáculos cesara, ¿es que el universo no quería que alcanzara la paz?

No, en realidad le da igual.

Entonces mi luz, mi yo, mi amor, vino a mi.

Me preguntó si pretendía detenerme. Yo le contesté que estaba enfadada con todos por tratar de detenerme. Ella me dijo que era comprensible, podía llorar por ello pero no resignarme ya que los obstáculos de ahora serían en el futuro sustituidos por otros.

Yo la miré furiosa, ¿eso es lo que me tocaba? Que injusto, yo lo quería todo, me merecía todo lo bueno de este mundo.

Ella me sonrió complacida, se acercó y me dijo:

—Pues cógelo.

¿Así estaban las cosas? Pues que se preparan porque me lo iba a comer todo.

Me puse en pié, fui al baño y observé mi rostro hinchado. Sequé las lágrimas, quería seguir llorando pero mi hambre no me lo permitió.

Allí estaba yo, esbelta como una montaña, ya no había vuelta atrás.

Me lo merezco todo

Cita
Sin categoría

Sé que tratas de mirar a otro lado pero te arrepentirás de ello. Sé que no es culpa tuya, sé que es difícil.

Te amo desde lo más profundo.

Este estancamiento no debe ser tu final. El miedo no será tu final.

No eres indigna de lo bueno que puede ofrecerte el mundo.

Respira, el futuro puede ser abrumador y parece que no podrás con ello, pero la verdad es que eso no importa. Para saber eso tendrás que dar antes el primer paso.

Las circunstancias no parecen jugar a tu favor, pero esconderse por el pánico no hará que vaya a mejor. El mundo seguirá girando por mucho que desees que se detenga contigo.

Recuerda éstas palabras. Todo lo que haces me maravilla, eso es lo único que debes recordar, ahora: sigue.

Es a mí

Cita